Tejiendo Territorio, mingueando el Pensamiento


Compartimos el proyecto Tejiendo Territorio, Mingueando el pensamiento. En nuestra primera participación en la reconocida convocatoria Premio Corona Pro hábitat nos otorgaron Mención de Honor siendo entre los finalistas los únicos representantes por el departamento del Valle del Cauca.


El Premio Corona, celebró sus 40 años como gestor de conocimiento en hábitat popular y sostenibilidad ambiental desde 1982 contribuyendo al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades más pobres e incentiva la investigación en soluciones habitacionales urbanas y rurales de bajo costo en el país.


En esta edición, la Fundación Corona en alianza con la Fundación Catalina Muñoz, buscaba diseñar un centro comunitario para el cabildo indígena Sol de los Pastos, en el valle interandino de Sibundoy (Putumayo). La iniciativa cuenta con el apoyo de esta comunidad y tiene el propósito de contribuir al mejoramiento de su calidad de vida, además de comunicar y preservar su identidad cultural.


Nuestro Objetivo fue diseñar un espacio multifuncional de encuentro comunitario para el intercambio intergeneracional de saberes y fortalecimiento cultural que responda a las necesidades de la comunidad del cabildo indígena Sol de los Pastos en Sibundoy, Putumayo.


Conceptos: DUALIDAD ANDINA, TERRITORIO, GUANGA, TEJIDO


Tejiendo Territorio, el proyecto se concibe como un tejido vivo, un conjunto de espacios complementarios conectados (tejidos) por un sendero, en donde el espacio exterior es complemento del interior, donde el vacío (entendido como espacio exterior entre los volúmenes) no es residual, es protagonista e integrador del conjunto. El sendero, además de enlazar los volúmenes es lugar de encuentro y conexión entre los miembros de la comunidad y de estos con el entorno, con su territorio.


Se planteó el desarrollo de la fase de construcción en tres etapas. La primera comprende la construcción del Salón de Pensamiento y el espacio dedicado a la Chagra como elemento de sustento alimentario de la comunidad y que permite el trabajo cultural y educativo. La segunda etapa, comprende la construcción de la oficina y el Museo para promover el sustento económico a través de la comercialización de artesanías y realización de talleres. Finalmente, la tercera etapa comprende la construcción del comedor, posada y baños. El sendero de conexión tendrá un desarrollo progresivo correspondiendo a cada etapa.


El proyecto se desarrolló con criterios de diseño flexible y bioconstrucción, se utilizaron tipologías, materiales y técnicas vernáculas e industrializadas adaptadas al contexto, para responder de forma adecuada al clima del lugar, proveer confort, condiciones saludables y de seguridad para sus habitantes y la comunidad en general e integración del edificio con el entorno y sus habitantes.


El centro comunitario, como edificación sostenible se enmarca en los principios del diseño sostenible, concebido según los parámetros de diseño bioclimático, haciendo uso de estrategias pasivas para brindar confort y salud a sus habitantes; es respetuoso con el medio ambiente, integrado a su entorno y eficiente en la gestión de recursos (Materiales, culturales, agua, energía y calidad del aire) en todo su ciclo de vida, buscando reducir las emisiones de CO2.



54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo